Leo y Lucas

Leo iba a cumplir una añito y además pronto le iban a bautizar. Como recuerdo de esta fecha especial sus papis confiaron en nosotros para atrapar unos momentos inolvidables. Mientras Leo no paraba de reír Lucas nos fue enseñando todos sus muñecos, coches y demás juguetes de su baúl blanco.

Hay pocas cosas más bonitas que los ojos vivaces de un niño, y conseguir que unas fotos lo transmitan, nos hace enormemente felices y nos sigue emocionando.